Río Lerma 232

La inspiración para Torre Diana viene de la misma fuente de la Diana.

La fuente de la Diana es motivo de vida y alegría. Ubicada en el centro de la ciudad de México, su caída de agua exuberante es un remanso en un medio ambiente áspero.

La Torre Diana crea una estética que es visual y esculturalmente festiva y siempre cambiante, el brillo de una fuente hecha sólido. Las facetas del cristal refractan la luz y fragmentan las reflexiones de los edificios circundantes de una manera lúdica y sorprendente.

A nivel funcional, el agua es vida, por lo tanto, la torre actúa como un oasis urbano, participa con la ciudad permitiendo a la gente descansar, conocer, colaborar, intercambiar y vivir. Más allá de la eficiencia, Torre Diana se esfuerza por crear un ambiente que es la fuente de la propia vida urbana.

Diseño arquitectónico, coordinación, supervisión: Colonnier y Asociados
Cliente:
MF Ingenieros + Reichman International
Construcción:
2016
Ingeniería estructural:
CADAE
Fabricante de concreto:
CEMEX
Ingeniería de fachadas:
HEG
Ingenierías hidráulica, sanitaria, pluvial, pci:
GMA
Ingeniería mecánica:
DYPRO; Cyvsa

Equipos mecánicos:

Diseño de iluminación: L+F Luz y Forma
Ingeniería de monitoreo, control, cctv, seguridad:
Asintelix; Inteledi; Cyvsa
Ingeniería eléctrica:
DEC
Diseño de paisaje:
DLC
Puertas de Acero:
Mexport
Consultor fuentes:
Fluidity; Aqualaris
Señalización:
Soluciones Señaléticas
Fotografía:
Luís Gordoa, Agustín Garza

Colonnier y asociados:

Jean Michel Colonnier
Oscar Osorio
Francisco Salazar
Elena Pérez
Martha Albor
Johanna Apolo
Ángel Rivero
Domingo Granados
Marco Monroy